Home Login Contacto  

 
Revista Carreteras
Documentos Técnicos
Newsletters
Estadísticas del Sector
Estudios y Trabajos
Biblioteca A.A.C.
 
Revista Carreteras

Octubre 2012
Edición Nº 207
““XVI Congreso Argentino de Vialidad y Tránsito””


Descargar versión PDF

INDICE

• Nota Editorial   
• Próximos Eventos  
• AAC cumplió 60 años de su fundación   
• Discurso del Presidente Lic. Miguel Ángel Salvia  
• Palabras del Ing. José F. López  
• XVI Congreso Argentino de Vialidad y Tránsito   
• Reportaje al Ministro Ing. Testa   
• Reportaje al Sr. José Estabillo   
• III Cisev – Bogotá Colombia   
• R.P. Nº 28 - Formosa  
• Políticas Públicas de Tecnología para la Infraestructura Vial...   
• Grandes Obras en los Corredores Viales de Nuestro País   
• ACA - 8° Concurso Nacional de Diseño Gráfico   
• IRF - Premio a la Excelencia - Dr. Mino   
• Puentes sobre el Río Lempa   
• Barreras Acústicas y Antideslumbramiento   
• Breves  

TRABAJOS TÉCNICOS
• Nuevos Avances en la Planificación y Modelación del Transporte
• Análisis de ciclo de Vida de una Carretera durante las Etapas de construcción y uso
• Evaluación Técnica – Económica de proyectos de caminos de la red terciaria. Región Litoral. Argentina.
• La Sostenibilidad y los Pavimentos de Hormigón
• Mezclas Tibias para la Región Patagónica

DIVULGACIÓN
• Un poco de historia


EDITORIAL
DESAFÍOS PARA LA INFRAESTRUCTURA VIAL
por el Lic. Miguel Angel SALVIA

Este número de la Revista Carreteras, se enmarca en un conjunto de importantes acontecimientos que hacen al quehacer de la actividad del transporte carretero, sobresaliendo entre ellos, el reconocimiento a los 80 años de existencia de la entidad rectora de la vialidad argentina, la Dirección Nacional de Vialidad,  un nuevo Día del Camino, y el desarrollo del XVI Congreso de Vialidad y Tránsito a realizarse en la ciudad de Córdoba.

En cuanto al reconocimiento a la importante tarea de Vialidad Nacional, el país todo debe hacer un reconocimiento especial  al Organismo que  a lo largo de estas ocho décadas ha planificado, construido y mantenido una red de caminos, que permite una comunicación a lo largo y lo ancho del país, y que ha contribuido al desarrollo de la economía nacional, a la integración territorial  y a la efectiva vinculación de los argentinos incluyendo la posibilidad de acceder  a  salud,  educación y bienestar social.

En las diferentes etapas de su desarrollo ha sabido adaptar su accionar a la cambiante situación del país, con el objetivo de desarrollar esta Red, orientándose a la captura de experiencias internacionales de las cuales aprehender, la incorporación de mejoras tecnológicas, desarrollo de nuevos sistemas de gestión y financiamiento, etc.

Vaya pues el recuerdo afectuoso a todos quienes han constituido  la Dirección Nacional de Vialidad; sus autoridades, profesionales, técnicos, empleados y obreros, que  en estos ochenta años han hecho posible este desarrollo,   habiendo recibido un nuevo impulso en esos últimos años, y que como veremos en esta Editorial, se enfrenta a nuevos desafíos que el crecimiento del país va generando.
Pero también al recuerdo de la creación de Vialidad, se añade que se cumplen 80 años de la creación de un sistema vial integrado entre la Nación y las Provincias, con aspectos de planificación conjunta, ejecución descentralizada de acuerdo a la funcionalidad de cada red, un sistema de financiamiento básico, al cual cada jurisdicción le podía agregar otros recursos, y junto a ello un sistema de auditoría y control de gestión, sobre los fondos del sistema. Es decir establecía un sistema de planificación, gestión,  ejecución, financiamiento y control de los fondos establecidos en dicho sistema.

En este largo periodo la Argentina paso por distintas situaciones, cambios de política  económica, eliminación de fondos específicos, etc., pero a pesar de todos estos avatares supo construir un sistema  de caminos, basado en una integración nacional de redes, desarrolladas de acuerdo a su funcionalidad. Este aniversario nos encuentra en la necesidad de redefinir distintos aspectos del sistema vial, adecuándose a las circunstancias actuales de desarrollo de la red, las políticas de promoción de la integración, y a los nuevos mecanismos de financiamiento y gestión existentes.

Por todo ello, nuestro reconocimiento a la entidad rectora del Sistema Vial, la Dirección Nacional de Vialidad, y a un Sistema Federal de Caminos que permitió planificar una red integrada de caminos.  
Hoy el sector del transporte carretero se encuentra frente a un conjunto de nuevos desafíos, que el vertiginoso crecimiento de la economía en la última década ha generado y que trajo como consecuencia, el aumento del parque automotor que transita por el sistema vial.

La década pasada (2001/2003) se había iniciado con una baja inversión pública en infraestructura de transporte. A partir de 2004 se generaron inversiones crecientes en la infraestructura vial, y  bajas inversiones en el evolución de los sistemas ferroviario y fluvial.
Ello se explica en la importancia de la red de caminos,  que constituye el centro de gravedad del sistema de transporte nacional, frente al enorme pasivo de inversiones faltantes en el sector, producto de deficiente mantenimiento, proyectos demorados y desequilibrios entre los diferentes estamentos del sistema vial.

No obstante ello una gran cantidad de obras lanzadas en primera instancia por la Dirección Nacional de Vialidad y luego por las Provincias hicieron que desde el 2005 en adelante, la inversión en términos constantes superara la inversión en los últimos 30 años.
Problemas de mantenimiento, y de falta de control de cargas, motivaron reclamos que en muchos casos fueron atendidos. También postergadas necesidades de vinculación entre diferentes zonas plantearon la necesidad de desarrollar una gran cantidad de obras viales de diferente tipo.
El desarrollo de estas obras planteó problemas de insumos, de equipos, de recursos humanos, de gestión empresarial y de recursos financieros, que seguramente habrá que evaluar para pensar  cómo enfrentar los nuevos desafíos que la realidad del transporte exige a la infraestructura vial. Porque junto al crecimiento económico nacional en la década y al incremento del Parque automotor del país, surgen nuevos desafíos al sector, impensados hace algunos años, pero que exigen mayor precisión en la elección de las obras, mejores plazos de ejecución y mayor calidad de las mismas. 

El desarrollo de la economía global acaecido en las últimas tres décadas, ha puesto al sistema de transporte en una posición decisiva para participar eficazmente de esa economía global. Hoy es necesario producir más, aumentando la capacidad de consumo y exportación, con calidad y bajos costos.

Pero no solo en el caso del comercio internacional, el sistema de transporte adquiere una posición decisiva para los países.
La integración de pueblos y regiones, cuya cohesión territorial y social esta dada por las posibilidades de comunicación, con las distintas regiones del país, y por otra parte una integración con los países circundantes, de forma tal de completar no solo las integraciones territoriales nacionales, sino también una integración continental con los enormes beneficios que ello implica.
Asimismo el proceso de urbanización del país adquirió en las últimas cuatro décadas una tendencia creciente, siguiendo un proceso mundial, que en Latinoamérica tomó más intensidad que en otra regiones del planeta.

Grandes suburbanizaciones, y la dificultad de planear trabajo y vivienda en una determinada área, implican grandes desplazamientos de personas y bienes, que requieren un sistema de transporte que ayude a esos movimientos, y a su vez sistemas de abastecimiento hacia esa gran cantidad de urbanizaciones y suburbanizaciones.
Por ello la mejora en la operación de la infraestructura del transporte será decisiva a la hora de analizar las mejoras de las economías y de sus poblaciones.

Este año hemos vivido una situación financiera especial en el sector, que ha generado incertidumbre en todos los actores de la inversión pública, generando la necesidad de  reordenar el sistema, evitando el desgaste que implica la paralización de obras, limitación de planteles operativos y también limitaciones en el requipamiento de la empresas. Esperamos fervientemente el ordenamiento de la importante cantidad de obras en ejecución, relacionando inversión real con los pagos correspondientes, de forma tal de no volver a un camino de desfinanciamiento que tanto le ha costado al país, y que implica sobrecostos presentes o futuros para la obra vial.

Creemos que más allá de esta situación coyuntural, hay que pensar hacia el futuro,  analizando como el país responderá a estos nuevos desafíos, que implican trazarse una política de inversión en todos los modos y en una complementariedad fomentando mayor eficiencia tanto en la operación como en la infraestructura que le sirve de sustento.

Y allí deberíamos plantearnos la racionalidad en la elección y ejecución de las obras necesarias para enfrentar los desafíos mencionados y los nuevos que generará sin duda el crecimiento económico de los próximos años. Por ello un aspecto básico es generar un sistema de mantenimiento generalizado tanto a la Red Nacional como a las redes Provinciales, así como también fomentar el muchas veces olvidado mantenimiento urbano de calles y avenidas. Para promover ese mantenimiento deberíamos unificar criterios y financiamientos específicos, que atiendan a las rutas de alto tránsito y también al resto de la red.

Creemos que tanto el peaje, directo o indirecto, los recursos derivados de combustibles u otros recursos específicos, junto con recursos provinciales y municipales deberían armonizarse en un sistema de mantenimiento que asegure resultados homogéneos y detectar la responsabilidad por la falta de mantenimiento. La permanencia en el tiempo de un sistema de mantenimiento eficiente, nos permitirá evitar los cuantiosos costos que implica el deterioro acelerado de la infraestructura por falta del mismo.

En este punto el sector tiene  una grave asignatura pendiente, y ella es la necesidad de encarar una acción permanente y decidida de control de cargas en nuestras calles y caminos, que sancione efectivamente no solo al transportista sino también al dador y al receptor de la carga.

No es aceptable que rutas que aún no han cumplido su vida útil para las que fueron diseñadas se destruyan por la sobrecarga que transita en nuestro sistema vial.
Asumir una política de mantenimiento y control en los caminos que nos ahorrará grandes sumas de dinero para dedicarlas a modernizar la red de calles y caminos de todo el país. Tenemos una enorme presión de la Sociedad  por la necesidad de modernizar nuestro sistema  de caminos. Esta presión, generada por el incremento de tránsito, especialmente en algunas rutas, se manifiesta en la necesidad de aplicar racionalidad a la hora de elegir los proyectos.

Concebir mejoras atendiendo a problemas de inseguridad vial es ineludible, como por ejemplo, duplicar la capacidad en tramos de rutas donde el tránsito presente y futuro lo requiera.

En este tipo de mejoras estructurales, conociendo las limitaciones de recursos, habrá que utilizar la inteligencia para proyectar rutas seguras con soluciones racionales que no impliquen un exceso de exigencias financieras y de ejecución de obras. Un aspecto importante será tener en cuenta las limitaciones de tiempo y de costos  que implica expropiar áreas productivas, tratando de construir rutas seguras en zonas de camino existentes donde sea posible.

Junto a ello tenemos la necesidad de llevar nuestra red de caminos a anchos mínimos de 7,30 metros, desarrollar banquinas pavimentadas, terceras trochas y soluciones a las necesidades variables que la red exige.
También se plantea la necesidad de procurar soluciones a los problemas urbanos, de accesos a puertos y de comunicación entre los diferentes suburbanizaciones de las ciudades medianas y grandes.
Entendemos que debemos generar una conciencia en todos los estamentos para mejorar el sistema de comunicaciones terrestres del país.
Creemos que con la ejecución de la formidable inversión de los últimos años, y el aprendizaje de los problemas generados y resueltos o en vías de resolución se dió satisfacción a los requerimientos más inmediatos de la Sociedad.
Es un momento importante para encarar una nueva década de alta inversión, con una planificación acotada, que tenga en cuenta no solo la búsqueda de rentabilidad económica y social de corto y mediano plazo de las obras, sino también la capacidad empresaria, los recursos financieros, las técnicas constructivas, la provisión de insumos, y las mejores soluciones de la ingeniería para cada uno de los requerimientos, atendiendo soluciones posibles, que resuelvan los problemas concretos planteados por la Sociedad.
Para ello no solo debemos planear obras, sino un procedimiento de financiamiento y planeamiento que tienda a homogeneizar los criterios de ejecución de los trabajos, en todos los tipos de vía, desde los caminos de tierra de la producción a los accesos a conglomerados urbanos y puertos  de circulación de mercaderías.
La complementariedad con el modo ferroviario será importante, pero aún así tenemos que  continuar e incrementar los niveles de inversión en todo el sistema de transporte, invirtiendo aún más en el medio carretero, pero a su vez diseñando herramientas de gerenciamiento y financiamiento que potencie a las diferentes partes que requieren inversión complementaria en todos los niveles de calles y caminos.
Por todo eso entendemos que este nuevo Día del Camino nos debería ubicar mirando hacia el futuro con la experiencia de la inversión de los últimos años, las soluciones encontradas a los problemas generados y la necesidad de encarar una nueva década que nos permita acortar la brecha en la infraestructura necesaria para crecer aún más.

En esta mirada hacia el futuro se encuadra la realización del XVI Congreso Argentino de Vialidad y Tránsito que se desarrollará en la ciudad de Córdoba del 22 al 26 de Octubre de 2012, del que informamos en este número de Carreteras.
La presentación de 200 trabajos de profesionales de toda la región, el desarrollo de más de 90 conferencias especiales, dictadas por expertos internacionales y un conjunto de mesas de debate sobre importantes, cuestiones nos plantean un Congreso mirando hacia el futuro.

El conjunto de temas a desarrollar implica no solo una actualización y transferencia tecnológica para nuestros profesionales, sino también una visión de los diferentes aspectos del transporte que nos permitirán reducir la brecha en infraestructura con países más desarrollados que el nuestro.

Los Congresos de Vialidad y Tránsito desde  1922 a la fecha aspiran a ser no solo un punto de encuentro de profesionales, experiencias y novedades, sino a constituirse en miradas hacia el futuro del sistema de transporte. Así en los primeros Congresos se plantearon el desarrollo de una red de caminos, la segunda etapa de Congresos fue la incorporación de los aspectos del tránsito y la congestión, y en esta última etapa se propone ser un canal hacia un nuevo desarrollo de la infraestructura y la operación vial.

También mostramos en esta edición de Carreteras la celebración del 60º Aniversario de la fundación de la Asociación, el lanzamiento del XVI Congreso en la Ciudad de Córdoba y la participación de representantes de la Entidad en el III CISEV desarrollado en Colombia, entre otros eventos institucionales. Merecen asimismo mencionarse las notas al Presidente del Fondo Fiduciario Federal y al Ministro de Infraestructura de Córdoba. Importantes obras viales de nuestro país y trabajos en rutas de Latinoamérica en las que participan profesionales argentinos ocupan un espacio destacado en esta edición.
Asimismo y como es habitual, un significativo número de paginas son destinadas a la sesión técnica.

Feliz Día del Camino y un venturoso año vial que se inicia, esperando que todo la comunidad vial se encuentre en el Congreso de Vialidad y Tránsito  en Córdoba y compartir gratos momentos de intercambios profesionales y personales.

 

REVISTAS ANTERIORES
Julio 2017
Edición Nº 226
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Abril 2017
Edición Nº 225
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Diciembre 2016
Edición Nº 224
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Octubre 2016
Edición Nº 223
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Julio 2016
Edición Nº 222
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Marzo 2016
Edición Nº 221
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Diciembre 2015
Edición Nº 220
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Octubre 2015
Edición Nº 219
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Julio 2015
Edición Nº 218
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Abril 2015
Edición Nº 217
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Ver revistas anteriores


  Av. Paseo Colón 823 7° Piso (C1063ACI) Buenos Aires - Argentina - Tel./fax: (+54-11) 4362-0898 (líneas rotativas)
secretaria@aacarreteras.org.ar - www.aacarreteras.org.ar
© Asociación Argentina de Carreteras 2017. All rights reserved.