Home Login Contacto  

 
Revista Carreteras
Documentos Técnicos
Newsletters
Estadísticas del Sector
Estudios y Trabajos
Biblioteca A.A.C.
 
Revista Carreteras

Marzo 2014
Edición Nº 213
“Camino hacia el Mundo”


Descargar versión PDF

ÍNDICE

  • Nota Editorial
  • Próximos Eventos
  • XIV Congreso Internacional de la Vialidad Invernal
  • Presentaciones Internacionales de la AAC
    - La Vialidad Invernal en Argentina // Ing. Jorge Maturano
     
  • Presentaciones Seminarios AIPCR - PIARC
    - Julian Lyngcoln
    - Randall Cable
     
  • La Necesidad de un Plan de Emergencia de Transporte
  • El señalamiento horizontal salva vidas y reduce costos
  • Invitación a proponer obras viales a distinguir en el 
  • Día del Camino 2014
  • CLATPU - Llamado a presentación de propuestas 
  • Puente La Pedrera
  • Visita técnica a la Obra RN 150 en San Juan
  • Breves
  • Obituario


TRABAJOS TÉCNICOS

01. Actualización de soluciones aplicables al diseño y construcción de calles y caminos para bajo volumen de tránsito
02. Análisis comparativo de ensayos de rueda cargada en mezclas asfálticas según las Normas bs 598 part 110 y cen 12697-22
03. Importancia de la hidráulica  en el diseño de obras viales
04. Criterios de diseño y/o verificación del drenaje de rutas nacionales y carreteras en riberas
05. Uso de aditivos orgánicos para incrementar la duración de riegos anti-hielo sobre calzadas pavimentadas

page3image9760
page3image10032
page3image10304
page3image10576
DIVULGACIÓN

01. Historia del diseño de mezclas asfálticas en América del Norte
02. Pasadores placa: una innovación impulsada para pavimentos de hormigón en áreas industriales


EDITORIAL 
CAMINO HACIA EL MUNDO. UN AÑO DE PRESENCIA INTERNACIONAL.
Por el Lic. Miguel Salvia

Este número de nuestra Revista Carreteras marca el inicio de las actividades del año 2014, que esperamos sea un año de continuación y profundización del proceso de desarrollo de un sistema de transporte integrado, que demostró ser una condición necesaria para el mantenimiento de un crecimiento sostenido de la economía.

Estamos convencidos de que a largo plazo la Argentina deberá ir modificando su matriz de transportes, con la incorporación de una mayor participación, tanto del modo ferroviario como del fluvial, y fundamentalmente a partir de una búsqueda de los operadores y la orientación del Estado hacia una intermodalidad entre los diferentes sistemas. Una condición necesaria es que cada uno de los modos de transporte sea eficiente en sí mismo, para que la combinación entre todos ellos tenga un valor agregado importante para el sistema integral. 

Pero esta visión de mediano y largo plazo no debe confundir sobre el presente, dado que hoy -y seguramente por muchos años más- el modo carretero de transporte, tanto de pasajeros como de carga, será el núcleo central de todo el sistema, y por lo tanto requerirá inversiones permanentes en operación como en infraestructura.

En los últimos números de Carreteras hemos dado una visión de las tendencias mundiales en este aspecto, donde el modo central es el transporte carretero, aun en países y regiones con importantes desarrollos ferroviarios y fluviales.Esta visión global también nos muestra, que prácticamente todos los países del mundo, incluyendo obviamente a los de nuestra región, han encarado importantes acciones de desarrollo, mejora y actualización de su infraestructura vial, tanto en la interurbana, como en la rural, especialmente en un aspecto acuciante como es la infraestructura urbana en apoyo a la movilidad de la población. Aun en países con redes consolidadas se observa este fenómeno. Y en regiones como Europa Occidental, donde por las políticas de ajuste se resintió la inversión en caminos, aun con umbrales de desarrollo altos, se observan reclamos cada vez más fuertes de los sectores productivos, y también la aparición de planes para superar las contingencias del ajuste fiscal.

Es que ha quedado demostrado que naciones que achicaron la brecha en inversiones de infraestructura  -con respecto a los países altamente desarrollados-, han generado un importante crecimiento en sus economías. Como ejemplo, se destacan los países asiáticos, que han basado una parte importante de su desarrollo en generar infraestructura racionalmente elegida, ejecutada con premura y puesta al servicio de la economía, integrando la infraestructura y operación del transporte con el resto de los sectores económicos.

Pero no solo resulta importante el desarrollo de autopistas, rutas y calles para el transporte de mercancías, sino que ello también adquiere nueva relevancia en el transporte de personas. En nuestra región, como en muchos países del mundo, la población ha elegido el vehículo individual o el transporte carretero colectivo para realizar sus desplazamientos de trabajo, turismo o relaciones sociales.

Este aspecto es muy importante en nuestro país, donde casi se ha duplicado el parque automotor en estos últimos diez años, lo que implica un requerimiento mayor de infraestructura tanto rural como urbana, bajo el riesgo de generar pérdidas de magnitud, por congestión, accidentes, etc., que valuados integralmente generan un enorme prejuicio para de la economía nacional.

Tal como hemos remarcado en muchas oportunidades, el sector de la operación y construcción de infraestructura viales no es una isla ajena a lo que pasa en el marco general de la Nación, pero esta referencia que observamos en el resto del mundo, y aun en nuestra región, nos debería llamar la atención sobre cuál es el camino que no debemos abandonar y, por el contrario, reforzar.

Sabemos que la Argentina está haciendo un esfuerzo importante por proteger sus reservas monetarias y acceder a los mercados internacionales de capital, como una forma de poder apalancar los proyectos de todo tipo que el país necesita.

Acompañamos todas las medidas orientadas a esos objetivos, pero un aspecto trascendente es no volver a los objetivos de ajustes fiscales del pasado, que hacían caer las economías necesarias de los presupuestos públicos en la inversión que desarrolla el Estado, especialmente en un sector como el vial, donde la gran mayoría del financiamiento proviene del sector público nacional o provincial.

Ello nos impone no solo mantener los niveles de inversión de los últimos años, sino también tender a la búsqueda de esquemas que permitan el financiamiento de las inversiones necesarias que deben apuntar a los objetivos mencionados.

La Argentina ha desarrollado métodos de contratación que hoy son emulados en muchas partes del mundo. El sistema C.Re.MA., desarrollado por nuestro país, hoy es motivo de análisis e incluso mejoras en muchos países, que lo ven como una solución posible para asignar responsables para cada tramo del camino y mantenimientos preventivos de la red.

También el sistema de concesión de grandes extensiones de caminos, desarrollado por Argentina y mejorado en otros países, nos permite contar con la experiencia y autocrítica de los errores cometidos, de un sistema que conceptualmente puede resolver parte del financiamiento, permitiendo al Estado dedicar sus fondos a otros sectores de la red. Llevamos cuatro generaciones de contratos de concesión y en ellos hemos aprendido cómo necesitamos un balance de riesgos entre las empresas y el Estado, de forma tal de encarar un proyecto común como es la concesión. 

Y así seguramente encontraremos muchos aspectos de la planificación, programación, desarrollo de proyectos y construcción, de los cuales hemos sido ejemplo y sobre los que también podemos tomar en forma positiva las experiencias de todo el mundo y especialmente de nuestra región.

Es decir, nos falta reafirmar esta política de inversión pública y privada, encontrar la forma y comprometernos todos los componentes del sector vial y del transporte carretero a apoyar activamente los mecanismos para no detener el proceso de inversión creciente de los últimos años. 

En ese sentido, planificar un país integrado vialmente, con políticas nacionales y provinciales con los mismos objetivos, nos permitirá avanzar. Definir los objetivos de mantenimiento integral de la red, con alguno de los mecanismos mencionados u otros, pero que aseguren responsables de cada tramo, es una prioridad. Junto a ella, la necesidad -de una vez por todas- de encarar un control de cargas inteligente, integral y que alcance toda la red, como una forma de preservar el patrimonio heredado y construido en estos años.

Paralelamente a ello, la necesidad de encarar los problemas de capacidad de nuestras rutas, con las modificaciones, que la inteligencia e imaginación de nuestros ingenieros determine; los problemas de inseguridad vial de la infraestructura; la necesidad de mejoras en la elaboración de proyectos que adelanten los tiempos de ejecución de las obras desde el momento de su decisión a su concreción.

Ello implica no solo planificar, sino también generar un banco de proyectos de calidad que minimice las eventuales modificaciones en la ejecución, mecanismos de programación y una actualización de nuestras normas y especificaciones de contratación e inspección de obras. 

Es un momento para buscar en nuestras prácticas y en la experiencia internacional - con la claridad del  objetivo de desarrollo- los mecanismos que nos permitan acelerar esta profundización de la inversión en infraestructura requerida.

Ésta es una de las razones del esfuerzo de la Asociación Argentina de Carreteras por acercarse a las organizaciones internacionales y a sus comités, fomentando la participación de profesionales de los sectores público y privado, de forma tal de poder captar la experiencia existente y seleccionar lo que nos permita sacar mayor provecho como Nación, con el objetivo de reducir la brecha en infraestructura respecto de las naciones más desarrolladas.

No solo compartimos experiencias valiosas como nuestros Congresos de Vialidad y Tránsito, sino que también desarrollamos seminarios, conferencias nacionales e internacionales, y todos los mecanismos que nos permitan una actualización y transferencia tecnológica en pos de las necesidades del país. 

Y este esfuerzo lo haremos en conjunto con las instituciones del sector, que están convencidas de que, así como es necesaria una profundización de la política de inversión, es igualmente necesaria una actualización tecnológica en todos los campos multidisciplinarios en que se desarrolla esa inversión.

Ello permitirá mejorar la calidad y selección de la inversión, así como también los tiempos de ejecución de las decisiones del poder político.

Debemos, además, realizar un esfuerzo en mejorar las infraestructuras existentes y las que se ejecuten, con criterios que valoricen las necesarias mejoras en la seguridad vial de la infraestructura, de forma tal de no generar accidentes ni profundizar los daños.

El análisis de las buenas y erróneas prácticas en los diferentes proyectos de la red, junto con una auditoría de seguridad vial previa a la ejecución de los proyectos, nos permitirá una mejora paulatina en ese aspecto. No se trata de protestar por algunas fallas de la infraestructura sino, en la medida en que nuestro convencimiento sea real, estudiar cada tramo de la red, y proponer concretamente las medidas para modificar una red que en su gran mayoría fue pensada con criterios anteriores a los de la década del ‘80 y que, por lo tanto, no tiene incorporados algunos aspectos de seguridad vial que en el mundo desarrollado se han ido incorporando paulatinamente.

Los organismos públicos y las entidades privadas podemos generar un mecanismo de interrelación, como para encarar silenciosamente una mejora estratégica de la red en este aspecto.

Ello también abarcaría la necesidad de modernizar algunas normas de diseño, seguridad en obras, normas de inspección, y especificaciones constructivas, adaptando las mismas a la experiencia y nuevo equipamiento existente en el mercado. 

Esta edición de la Revista Carreteras avanza en esa línea con diferentes artículos técnicos, la presencia argentina en el Congreso Mundial de Vialidad Invernal y la programación de un conjunto de seminarios a desarrollar en este año. 

Además, la Revista presenta reseñas de las exposiciones brindadas por especialistas en ocasión de seminarios internacionales de los que participaron representantes de la Asociación Argentina de Carreteras, por ejemplo el XIV Congreso Internacional de la Vialidad Invernal, y diversos eventos técnicos de carácter mundial.    

Asimismo, se muestran noticias de interés para el sector vial y una invitación especial a proponer obras viales a distinguir en el “Día del Camino”

La habitual Sesión Técnica contiene estudios novedosos y otros trabajos de divulgación, que sin duda despertarán el interés de nuestros lectores.   

Este primer número del año de nuestra Revista aspira, junto a las demás actividades de la Asociación, a generar una discusión fecunda que nos encolumne en pos de una inversión creciente y un conjunto de mejoras tecnológicas que no pueden esperar si aspiramos a tener un sistema de transporte a favor de las actividades productivas de nuestra población. Esperamos que el correr del año ahonde el desarrollo de todo lo expresado en este número.

 Un nuevo año es la ocasión propicia para emprender nuevas actividades y proyectos. La Asociación Argentina de Carreteras les desea a todos nuestros asociados el mayor de los éxitos. 


 

REVISTAS ANTERIORES
Abril 2017
Edición Nº 225
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Diciembre 2016
Edición Nº 224
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Octubre 2016
Edición Nº 223
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Julio 2016
Edición Nº 222
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Marzo 2016
Edición Nº 221
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Diciembre 2015
Edición Nº 220
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Octubre 2015
Edición Nº 219
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Julio 2015
Edición Nº 218
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Abril 2015
Edición Nº 217
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Diciembre 2014
Edición Nº 216
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Ver revistas anteriores


  Av. Paseo Colón 823 7° Piso (C1063ACI) Buenos Aires - Argentina - Tel./fax: (+54-11) 4362-0898 (líneas rotativas)
secretaria@aacarreteras.org.ar - www.aacarreteras.org.ar
© Asociación Argentina de Carreteras 2017. All rights reserved.