Home Login Contacto  

 
Revista Carreteras
Documentos Técnicos
Newsletters
Estadísticas del Sector
Estudios y Trabajos
Biblioteca A.A.C.
 
Revista Carreteras

Diciembre 2014
Edición Nº 216
“Revista Carreteras”


Descargar versión PDF

ÍNDICE

  • Nota Editorial
  • Próximos Eventos
  • Día del Camino 2014
    Reportajes realizados durante la celebración
  • Obras Distinguidas
    Puente “Monseñor Eduardo Francisco Miranda”
    Reconstrucción de la Ruta Provincial Nº307 
    Construcción de la Ruta Nacional Nº150 
  • Pre-XVII Congreso Argentino de Vialidad y Tránsito
  • 8º Expovial Argentina
  • Entrevistas realizadas durante el congreso
  • Comisión Interna de Seguridad Vial de la AAC
  • IV Congreso Regional Latinoamericano de Carreteras
  • La AAC en el IV CISEV
  • 62º Convención Anual CAC
  • CILA 2105
  • Manual de Diseño y Construcción de Pavimentos de Hormigón
  • Breves
  • Obituario Ing. Guillermo J. Grimaux

TRABAJOS TÉCNICOS
01. Técnica de microfisuración de bases cementadas

02. Modelo de previsión de la progresión del área de fisuras en pavimentos asfálticos desarrollado con base de datos de la red de carreteras del Estado de Bahía, Brasil 

03. Gestión de calidad de Puentes 

DIVULGACIÓN

01. Percepción del riesgo y de seguridad ante la conducción de vehículos

02. Cartilla de asfaltos para uso vial #2.


EDITORIAL
NUESTRO COMPROMISO POR MÁS Y MEJORES CAMINOS
por el Ing. Guillermo Cabana

Un año termina, y como siempre, nos invita a reflexionar sobre lo vivido, sobre los logros y adversidades, sobre las alegrías y tristezas, sobre las asignaturas pendientes y la forma de llevar adelante nuevos desafíos.

En nuestro ámbito vial este año nos resulta particularmente extraño.

Sabemos de años de intensa actividad, que vivimos con alegría y pasión. Sabemos de tiempos de absoluta quietud, de paralizaciones que han sido totalmente nocivas para la industria de la construcción, pero por sobre todo nocivas para nuestro país y sus habitantes. 

Pero en este año, tras una década de actividad creciente, estamos extrañados e insatisfechos.

Hemos terminado y premiado importantes obras, como la Ruta Nacional Nº 150, que tuvo todos los  méritos necesarios  para alcanzar un premio de esa importancia. Una ruta fundamental para el desarrollo regional y para la economía de nuestro país, con un diseño moderno y apto para el servicio que prestará, con la resolución de innumerables desafíos técnicos, en un terreno sensible desde lo ambiental y complicado desde lo geológico. 

Además, hemos destacado una obra provincial, la ruta tucumana Nº 307, también de significación regional, con importantes desarrollos de ingeniería; una ruta en zona de montaña con no pocas dificultades.

Hemos asistido a la demorada terminación de la Autopista Illia, que ha mejorado la vida de miles de usuarios todos los días, acortando significativamente sus tiempos de viaje. Y a la inauguración de un tramo de ampliación y remodelación de la emblemática y saturada circunvalación de Buenos  Aires, nuestra Avenida General Paz, que pretende dar más fluidez a esta antigua ruta.

Se ha concluido finalmente la ampliación de capacidad de la Ruta Nacional Nº 14, la ruta del Mercosur, dando respuesta  a un reclamo de antigua data y mejorando las condiciones de circulación en la que era conocida como la ruta de la muerte, por la gran cantidad de accidentes que en ella se producían, dado su alto volumen de tránsito y su geometría.

Pero también hemos afrontado numerosas paralizaciones de obra y dilación en su ejecución, y aun recisiones por falta de fondos. 

En una economía que aporta 45 mil millones de pesos anuales en impuestos a los combustibles, donde la inversión debería ser del orden de los 100 mil millones anuales como mínimo, conforme las recomendaciones de los organismos internacionales que han dejado de ver a la inversión en infraestructura como un gasto para considerarlo como una inversión, solo alcanzamos una proporción mucho menor.

¿Hemos hecho poco en los últimos tiempos?

Realmente creemos que no, que es mucho lo que se ha hecho. Y en el buen sentido.

Se han incorporado cientos de kilómetros a las redes pavimentadas y se ha ampliado la capacidad mediante la construcción de autopistas y rutas de más de dos carriles por sentido de circulación en más de 1800 kilómetros. Y existen otros cientos de kilómetros en ejecución.

Pero creemos que no es suficiente.

Creemos firmemente que el esfuerzo debe ser aun mayor, para poder recuperarnos del atraso en materia de infraestructura vial y para afrontar el desafío del crecimiento.

Debemos hacer mucho más y hacerlo mucho mejor.

Es inaceptable que todavía estemos discutiendo el tema de completar la circulación por Buenos Aires  y no hayamos sido capaces de concretar una solución como la autopista ribereña, obra que lleva décadas de atraso. Entre las 27 alternativas técnicas disponibles hasta ahora, hemos optado por la número 28: no hacer nada.  No hemos sido capaces de concretar ninguna. 

Seguimos aún sin resolver el nudo Luján y la conexión de la Ruta Nacional Nº 5 con el Acceso Oeste en forma eficiente, así como la vinculación de la Autopista Ezeiza - Cañuelas con la Ruta Nacional Nº 3.

También la Autopista Presidente Perón y la prolongación de la Autopista Buenos Aires - La Plata son obras que deben  concretarse en lo inmediato.

Hoy vemos con preocupación cómo el estado de las rutas se deteriora en general, sin que existan políticas claras de mantenimiento. Mantenimiento cuya ausencia provoca, en muchos casos, la pérdida de la inversión realizada, y en muchos otros la realización de costosas e innecesarias obras de rehabilitación en el futuro. Y en todos los casos, genera riesgos ciertos para los conductores que deben afrontar situaciones no deseadas en las rutas de nuestra patria.

Cuando las rutas nacionales habían encontrado en el sistema C.Re.Ma una solución razonable que las puso en un nivel de servicio aceptable y uniforme, el sistema se está demorando en su renovación y pone en riesgo la transitabilidad de cientos de kilómetros de su red, tales como la RN Nº 79 en La Rioja, o la RN Nº 123 en Corrientes, solo por citar algunos ejemplos.

Y la situación se complica aún más en las rutas provinciales, ya que los recursos que otrora se le asignara a las provincias a través del Consejo Vial Federal son hoy a todas luces insuficientes.

Ante esta situación creemos que debe darse un audaz paso al frente, hacia el futuro, y proponer que en el próximo año sea diseñado y aprobado por ley del Congreso de la Nación un Plan Vial que adquiera el carácter de política de Estado, que contemple el conjunto de acciones para la ejecución de obras nuevas en todo el territorio nacional, sin importar la jurisdicción; que incluya la pavimentación de miles de kilómetros de las redes nacional y provinciales; que ejecute las obras de readecuación de la red que sean necesarias para ampliar su capacidad adaptándola a un nivel de servicio aceptable; que modifique los parámetros inadecuados de las rutas existentes y dé solución a las travesías urbanas mediante obras de remodelación o la construcción de alternativas y que prevea  la implementación de un sistema de conservación apto para cada segmento de las redes, de forma tal de obtener uniformidad de acuerdo a las exigencias del tránsito en cada sector de las mismas.

Está claro que el sistema C.Re.Ma deberá ser parte fundamental de ese esquema de mantenimiento, pero no debe descartarse el uso de concesiones por peaje allí donde el aporte de capital privado pueda ayudar en esta tarea, con contratos razonables que permitan brindar un servicio aceptable a costos reales.

En todos los casos, contratos con operadores privados que se midan y paguen por el servicio prestado serán una opción ideal toda vez que pondrán en un operador la responsabilidad total del estado de la ruta dentro de ciertos parámetros, motivando la mejora tecnológica en la industria.

Una mayor asignación presupuestaria, una adecuada aplicación de los recursos obtenidos del impuesto a los combustibles, la incorporación de capital privado de riesgo y el financiamiento de los organismos multilaterales de crédito, entre otros,  serán los instrumentos aptos para la empresa.

Esto es condición necesaria para dotar a nuestro país de un sistema ágil y eficiente de transporte carretero que le permita tener competitividad en el mundo moderno.

Es necesario pero no suficiente.

Pues todavía hay acciones que debemos encarar los que nos dedicamos al quehacer vial en los distintos segmentos o actividades.

En primer término, debemos concretar un verdadero esfuerzo para adoptar modernas normas de diseño y especificaciones adecuadas a la realidad actual.

El mundo ha cambiado y las exigencias de los usuarios también y ello nos obliga a realizar mejores diseños, dando más seguridad a nuestras rutas. A pesar de ello, seguimos apegados a viejas normas que tienen décadas de antigüedad y que deben ser motivo de una urgente revisión y adecuación.

Pero también debemos, en ese sentido, obrar con inteligencia y realizar una permanente acción en la revisión y actualización normativa.

Se han incorporado nuevos materiales y técnicas en la industria de la construcción que no son hoy utilizados en nuestro país y que deberían ser adoptados como en todas las demás naciones.

Nuevas especificaciones para la construcción de pavimentos deben ser adoptadas con rapidez, permitiendo la utilización de tecnologías hoy probadas en el mundo entero.

Debemos insistir en un sistema de señalización uniforme que sea respetado en todo el territorio y que sean los organismos viales los únicos habilitados para decidir la colocación de señales de cualquier tipo sobre las rutas.

Debemos aprovechar los valiosos aportes de instituciones que, como la Comisión Permanente del Asfalto, han confeccionado modernas especificaciones técnicas que deberían ser adoptadas sin más por los organismos oficiales. 

O la inestimable contribución del Instituto del Cemento Portland Argentino, que nos ha ofrecido el nuevo Manual de Diseño y Construcción de Pavimentos de Hormigón.

¿Será esto suficiente para lograr una red eficiente y segura? 

Creo que la respuesta está en el hombre. En cada hombre y mujer que está vinculado con el quehacer vial. 

Debemos tomar conciencia de que las mejores normas, los mejores materiales y técnicas no resultarán eficientes sin la constante preocupación de todos los que estamos involucrados en el sector vial. 

Es tarea de todos y cada uno de nosotros, proyectistas, constructores, funcionarios, agentes de las vialidades, hacer de nuestras rutas un lugar cada vez mejor.

Es necesario tomar conciencia de que más y mejores caminos dependen de nosotros; de cada uno de nosotros.

Acabamos de transitar por un exitoso Pre-XVII Congreso Argentino de Vialidad y Tránsito. Exitoso porque fue un lugar de encuentro y de discusión sobre muchos de estos temas.

Muchos de estos debates mostraron una preocupación y responsabilidad generalizada. Esto es un hecho altamente positivo y esperamos que sirva de impulso para trabajar más y mejor.

Debemos estar comprometidos con nuestro quehacer vial, sabiendo que de nuestro accionar depende, sin dudas, la seguridad de los que transitan por nuestras rutas pero también de él depende que la economía de nuestro país tenga un medio apto para su desarrollo y el bienestar de sus habitantes.

Por todo ello, los invitamos a reflexionar sobre el papel que a cada uno le toca en esta  tarea y a sumarse con entusiasmo y compromiso, como ya muchos lo han hecho, a esta cruzada sin fin POR MÁS Y MEJORES CAMINOS.

 

REVISTAS ANTERIORES
Julio 2017
Edición Nº 226
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Abril 2017
Edición Nº 225
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Diciembre 2016
Edición Nº 224
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Octubre 2016
Edición Nº 223
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Julio 2016
Edición Nº 222
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Marzo 2016
Edición Nº 221
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Diciembre 2015
Edición Nº 220
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Octubre 2015
Edición Nº 219
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Julio 2015
Edición Nº 218
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Abril 2015
Edición Nº 217
“Revista Carreteras”

VER MÁS
Ver revistas anteriores


  Av. Paseo Colón 823 7° Piso (C1063ACI) Buenos Aires - Argentina - Tel./fax: (+54-11) 4362-0898 (líneas rotativas)
secretaria@aacarreteras.org.ar - www.aacarreteras.org.ar
© Asociación Argentina de Carreteras 2017. All rights reserved.